DE PIURA A TUMBES: Playa Colores y El Ñuro

La apertura de la vía al público a inicios del año 2000 permitió que los visitantes pudieran acceder a esta porción de la costa piurana, sin duda, una de las más bellas del país. Notará que la playa está flanqueada por dos grandes cerros de rocas de color amarillento así como un conjunto de peñones pulidos por el viento, como si se tratar de enormes piezas de decoración desparramadas por un gigante juguetón. En la pequeña bahía hay siempre madera suficiente para una buena fogata, pero asegúrese de apagarla bien cuando se vaya.

No fue difícil nombrar esta playa. Creo recordar que el mérito le corresponde a mis hijos. Basta pasar unas horas disfrutando del sol del atardecer para ver cómo las grandes rocas que se elevan en los extremos de la playa van cambiando de tonalidad a medida que la tarde avanza. Me quedo con el anaranjado intenso de los enormes bloques del sector norte, los mismos que parecen cohetes que acaban de estrellarse contra el desierto. Ocre, dorado y hasta violeta pintan piedras y acantilados en un lugar que, espero, siga siendo abierto para todo aquel que desee disfrutarlo.

Cómo llegar

El ingreso a playa Colores se ubica a la altura del km 1,145 (hoy 126) de la carretera Panamericana Norte, justo en el desvío a la playa El Ñuro. Desde aquí es necesario tomar el camino afirmado con rumbo sur que conduce a Cabo Blanco. Como en otras playas de esta parte del país, aquí no existen servicios, así que lleve todo lo necesario –empezando por agua y protector solar suficientes.

 

Comentar