DE PIURA A TUMBES: Vichayito

Para muchos, una de las secciones de la costa peruana más hermosas y paradisíacas. No es de sorprender que en los últimos años hayan aparecido numerosos hoteles y casas de alquiler sobre casi cada uno de los médanos que dominan su playa de arena blanca. Escenas comunes de este rincón del tablazo sechurano son los atardeceres inolvidables y las cabalgatas por la orilla del mar. Vichayito, un secreto que dejó de serlo en la década de 1990, es una larga playa que se extiende, sin más barreras que uno que otro peñerío dejado al descubierto por las mareas, desde el extremo sur de Las Pocitas (Máncora) hasta el pueblo de Los Órganos.

Vichayito recibe su nombre de un arbusto típico del bosque seco llamado vichayo (Capparis ovalifolia). Sus flores de color amarillo alegran el paisaje generalmente pardo dominado por algarrobos y faiques, y sus semillas son alimento de las variadas aves de la zona. Uno de los esfuerzos más loables de los residentes de esta playa es la salvaguarda de la vegetación nativa, amenazada por la expansión urbana y la tala comercial. Todos quisiéramos un bello horcón de hualtaco en nuestras casas, pero debemos velar porque la especie tenga un futuro asegurado y su aprovechamiento se enmarque en la sostenibilidad.

Cómo llegar

Vichayito se ubica a la altura del km 136 o 1,154 de la carretera Panamericana Norte. Es posible llegar en buses (bajarse en Los Órganos o Máncora) y acceder a la playa en mototaxis. Salvo los hoteles establecidos en el lugar, no hay servicios en la playa, así que lleve todo lo necesario –empezando por agua y protector solar suficientes.

 

Comentar