DEL MANU A TAMBOPATA: Reserva Amazónica

Los puentes colgantes de Canopy Walkway de Inkaterra Reserva Amazónica son la puerta de entrada para un mundo desconocido para el común de los mortales: las grandes copas de los árboles amazónicos.

Estoy parado a treinta metros del suelo del bosque amazónico observando el cortejo de una pareja de hermosas tangaras del paraíso cuando de pronto, cual kamikazes, un grupo loros de cabeza azul pasa a un metro de nuestras cabezas, chillando con estridencia, seguramente camino de la colpa. Pocos minutos antes, despertamos sin querer a una familia de cotomonos que dormían plácidamente en un gran árbol de manchinga, al intentar observar a dos pájaros carpinteros de garganta blanca que iniciaban su eterno repiqueteo a solo diez metros de nosotros. Toda esta clase de biología práctica ha sucedido en menos de media hora mientras me asomaba sobre una de las plataformas del canopy walkway que ITA ha levantado en los predios de Reserva Amazónica con el financiamiento de Global Environment Facility (GEF) de las Naciones Unidas, el International Finance Corporation (IFC) y el apoyo de la National Geographic Society .

Canopy es una palabra en inglés que significa “dosel”, término utilizado por los investigadores para designar el estrato arbóreo superior de un bosque, es decir, el piso continuo que forman las copas de los árboles.

En total son 344 metros divididos en  siete puentes colgantes, dos torres de observación y ocho plataformas que permiten al visitante tener un contacto directo con la vida en la bóveda arbórea, allí donde la luz del sol es aprovechada por las copas de los grandes árboles y por cientos de especies de aves y mamíferos que aprovechan de la bonanza de la fotosíntesis: frutos y flores en abundancia e insectos que viven de ellos.

De pronto el canto de un tucán de cuvier, perdido entre las copas, me obliga a detenerme en medio de un puente para intentar descubrir su collar dorado en medio de la espesura. No lo logro pero en recompensa me topo frente a frente con una opossum –un marsupial castaño del tamaño de un gato– que huye despavorido hacia una rama más segura desde donde me observa con cuidado. Me detengo un segundo en medio del puente y cierro mis ojos para escuchar nuevamente al tucán y pienso que ese debe ser el sonido de la libertad.

Cómo llegar

Reserva Amazónica está ubicada a solo 15 km de Puerto Maldonado (40 min), a orillas del río Madre de Dios. Para llegar se debe primero reservar con anticipación desde Lima (ver información de contacto).

 

 

Comentar