El Norte Pone: Cabo Blanco, el mito

A siete kilómetros de El Alto, Talara, Cabo Blanco es una caleta de pescadores que se ha convertido en una suerte de paraíso para los surfistas, quienes llegan de diversas partes del mundo para comprobar el buen prestigio de sus olas.

Sin embargo, Cabo blanco cobró prestigio por ser el centro de atención de los cazadores del gigantesco merlín que habita sus aguas. Uno de los más célebres aficionados que llegó a este lugar fue el norteamericano Ernest Hemingway, Premio Nobel de Literatura de 1954.

Hemingway nunca había estado en Sudamérica, pero su pasión por la caza del merlín así como la filmación de la película basada en su novela “El viejo y el mar”, lo impulsaron a visitar estas costas. El 16 de abril de 1956 el ilustre visitante llegó al por entonces lujoso Fishing Club de Cabo Blanco y se lanzó a la aventura con un auténtico séquito de amigos y admiradores. Al volver de su travesía, traía, feliz, un gigantesco merlín.

Cabo Blanco no fue el mismo desde entonces y aunque algunas estructuras que le dieron esplendor en esos años ya no están, se puede percibir en su ambiente el llamado de la aventura. Así es Cabo Blanco, un lugar perfecto para dar rienda suelta a nuestra necesidad de emociones. ¡Ponte unas HI-TEC y ven a conocerla!

Foto:
www.bloodydecks.com

 

Comentar