Catedral de viento

Una cuidadosa –aunque por ello no poco arriesgada– aproximación a los acantilados al sur de la Reserva Nacional de Paracas nos regala una inusual perspectiva de La Catedral iluminada por la luz de la mañana. Este lugar fue bautizado así debido a la existencia de una curiosa formación natural que asemejaba a un templo y su torre. Creada como resultado de miles de años de erosión, protagonizada por el embate de las olas y el intenso viento paracas obre las costas de salitre, esta estructura llegó a convertirse en el principal atractivo de la Reserva y un símbolo del hermoso y agreste paisaje de la costa peruana. A raíz del violento terremoto que asoló las costas de Ica en 2007, la sección central de la estructura se desplomó dejando el lugar como se puede ver en la actualidad y a los acantilados convertidos en peligrosos bloques agrietados que parecen estar a punto de ceder. No obstante, la vista sigue siendo sobrecogedora por lo que los visitantes acuden al lugar para disfrutar de un ejemplo vivo de la sorprendente dinámica natural de nuestro planeta.

 

Foto: Walter Wust

 

Comentar