Nor Yauyos, Lima

Lima esconde en su sierra innumerables parajes por descubrir, las alturas de la Reserva Paisajística NorYauyos, en la cuenca del río Cañete, es uno irrepetible: una enorme cadena nevada, fuente de una poderosa mitología, cañones de vértigo, lagunas prístinas, y un rosario de poblados agrícolas, todo a tiro de piedra de la capital.



El primer sol de la mañana se instala en la cima de un nevado, la mañana se presiente en el canto de las aves y en los compactos rebaños de vicuñas que se aprestan para un nuevo día. De pronto, un graznido rompe la quietud y la luz lo inunda todo dejando ver un extenso sistema de lagunas perdiéndose en el horizonte y, al fondo, los valles cálidos donde los hombres se alistan para la primera comida.

Aunque parezca imposible, los síntomas arriba descritos se repiten inexorablemente a sólo cinco horas de Lima, en las alturas del Alto Cañete. La Reserva Paisajística Nor Yauyos-Cochas, la primera de su género en el país, fue creada para proteger la cuenca de l río Cañete e incentivar un turismo racional que ayude a preservar este territorio para el futuro.

Desde su nacimiento en los deshielos de la cordillera de Pariacaca hasta su desembocadura en el Pacífico, el Cañete es una fuente inagotable de vida. Uno de los pocos ríos de la costa de caudal regular, es decir que tienen agua todo el año, y que desciende –unas veces con calma, otras furiosamente– desde los 5.000 msnm hasta el océano, recorriendo todos los pisos ecológicos existentes en esta parte de la cordillera y sin estar expuesta a ninguna clase de contaminación.

El río Cañete se transforma, en esta región, en una serie interminable de lagunas, totorales y cascadas de roca caliza que se convierten en blancas cascadas con las crecientes. El pequeño poblado de Huancaya (3.500 msnm), con sus calles estrechas y empedradas, es el punto ideal para iniciar el recorrido en detalle del ‘país de las lagunas’.

Ubicada a los pies del gran cerro Huallahuacrán, Huancaya es famosa por sus aguas de color añil, sus puentes de piedra de factura colonial y, sobretodo, por la hospitalidad de su gente. Buen ejemplo de ello es doña Aquila Rodríguez, una hija de este pueblo que se ha convertido en una suerte de salvadora para todo aquel que llega hasta las estrechas callejuelas de Huancaya. Basta preguntar por ella para que los niños del pueblo lo conduzcan hasta su pequeña casa, que es también, bodega, restaurante y hospedaje (Tradición). Los servicios aquí son básicos pero la amabilidad de los huancayanos lo compensa por mucho. La fiesta patronal del pueblo es el 24 de junio (San Juan Bautista).

Desde Huancaya la ruta prosigue hacia el noreste. A la salida del pueblo se encuentran los famosos puentes de piedra coloniales, rodeados por enormes eucaliptos, además de un desvío a la escuela (y área de camping). El camino bordea las lagunas y asciende una vez más hasta encontrar la majestuosa laguna Huallhuas (km 183) y sus aguas color turquesa. Al fondo se encuentra la cascada del mismo nombre que le ha dado mucha de la fama a esta región. Para acceder a ella es necesario alquilar una embarcación en la piscigranja local. No se arrepentirá.

A continuación se continúa por el valle del Cañete (en realidad, una nueva serie de lagunas) hasta llegar a Vilca. Un letrero al lado de la iglesia pone: Allinllay Hamusqayki, que significa ‘bienvenidos amigos’. Ha llegado usted al final de la ruta.

Vilca se encuentra algo más escondido entre las montañas. O, sería mejor decir, casi acunado entre ellas. Ingresar por el zigzagueante camino significa tomar contacto con uno de los escenarios más bellos e inusuales de la sierra peruana. Aquí el río Cañete llena por completo el estrecho valle, formando un conjunto de hermosas lagunas de colores verdes y turquesas bordeadas de tupidos totorales y bosques de queñual y kolle. La vista, desde la excelente perspectiva que ofrece la carretera es, sencillamente, sobrecogedora.

Pero la cosa no termina allí. La ligera pendiente del terreno hace que las aguas del Cañete se trasvasen de una laguna a otra, cayendo a través de un sinfín de cascadas de piedra caliza que compiten por ser cada cual más espectacular. Una de ellas destaca por su tamaño: se trata de Huallhuas, una enorme catarata de aguas cristalinas y forma semicircular que cae desde 35 m de altura dividiendo en dos a la gran laguna del mismo nombre.

Dicen los habitantes de estos lares que no hay otro sitio de la sierra que se iguale en belleza a su tierra. Y tienen toda la razón. Fue así como, en un lejano 1837, un grupo formado por 4 familias procedentes de Yauyos, encantado por la majestuosidad del entorno y la bondad del clima, decidió establecerse allí y formar el actual pueblo de Vilca.

Las truchas, uno de los atractivos que esconde este mágico lugar, llegaron un año más tarde. Fueron traídas en 1938 desde los criaderos ubicados en la localidad de Cochas, en el Valle del Mantaro, y “sembradas” en el río y las lagunas cercanas. El resultado fue contundente: las cristalinas aguas se convirtieron en el hogar de cardúmenes de trucha arco iris que sobrepasaban, a menudo, el metro de largo y 10 k de peso.

Cómo llegar

Tome la carretera Panamericana sur hasta Cañete (153 km). Una vez allí siga la ruta asfaltada a Lunahuaná y el Alto Cañete. La ruta está asfaltada hasta el km 160. Desde este punto solo bastan 18 km de carretera afirmada para llegar a Huancayo. El viaje toma en total unas 8 h desde Lima.

Dónde hospedarse

  • Huancaya

Albergue Don Pedriro: T. 348-9013, 323-8449. Familia Reynoso.

Hostal de doña Aquila Rodríguez: A media cuadra de la plaza, detrás de la iglesia.

Hospedaje Reynoso: En la plaza. T. 534-5860. Costo: S/. 15 por persona.

El local del Consejo también ofrece servicio de alojamiento (10 camas).

Junto a la escuela (a las afueras del pueblo) hay un lugar para camping.

  • Vilca

Albergue Municipal. En la plaza de armas. Cómodo y sencillo. Pregunte por don Juvenal Sotelo, el encargado. Costo: S/. 10 por persona.

Datos útiles

Distancia desde Lima: 153 km a Cañete y 178 km a Huancaya (total 7 a 8 h)

Altitud máxima: 3,7500 msnm

Temperatura: máx: 25°C   Mín: 0°C   Promedio anual: 16°C

Lluvias: de noviembre a marzo.

La mejor época para visitarlas es entre abril y  setiembre.

 

2 Comments to Nor Yauyos, Lima

  1. yauyos's Gravatar yauyos
    julio 16, 2012 at 11:09 am | Permalink

    tengo q irrrrrrrrrrrrrrrrrrrrr

  2. Abel Velita Villalba's Gravatar Abel Velita Villalba
    marzo 26, 2013 at 12:27 am | Permalink

    es buen tiempo ir en semana santa

Comentar