Trekking en la reserva nacional de Paracas

Es la única reserva marina del Perú, cuya unidad de protección tiene por objetivo la conservación del ecosistema marino y de las formaciones características de una porción de desierto subtropical, además la protección del patrimonio cultural e histórico de la cultura pre-inca Paracas, así como promover el uso racional de los recursos marinos.

La reserva marina tiene mucha belleza y cuenta con temperaturas medias de 18,7°C (65.66 °F), con sol casi todo el año y muy pocas lluvias. El viento tiene una velocidad media de 14,9 km/h y en algunas oportunidades, los vientos alcanzan velocidades de 32 km/h que levantan masas de arena denominadas Paracas.

Pero con respecto al área terrestre, existe una rica fauna que alberga la mayor colonia de lobos marinos, las aves guaneras, zarcillos, aves migratorias, y una gran variedad de pingüinos de Humboldt y parihuanas, o los flamencos. También podemos observar especies en peligro de extinción como los cóndores y el gato marino, además de algunas especies únicas como las gaviotas, pelícanos, buitres cabeza roja, pavos y el famoso avestruz negro.

La Reserva se ubica en la península y la bahía de Paracas y tiene restos arqueológicos de la cultura Paracas como la “Cabeza Larga” y la “Pampa de Santo Domingo”, donde los restos humanos de los coleccionistas y los pescadores se han localizado con una antigüedad de 6.500 a.C.

Como podemos ver, Paracas no solo se presta para practicar ciclismo, por su variedad de paisajes, fauna y flora, es un lugar perfecto para hacer trekking y caminatas, mientras se disfruta del espectacular entorno ejercitándose al mismo tiempo. ((Fuente: go2peru.com
Foto: turismopablopolo.com))