Ser montañista y no fracasar en el intento

Seguramente leíste algún artículo relacionado a este deporte y te interesó aventurarte a practicarlo. Sabrás que se trata de una actividad deportiva cuyo objetivo es la ascensión a montañas de diversa dificultad y altura, y que tiene sus propias técnicas para escalar y a la vez cuidar la seguridad del arriesgado deportista.

Aquí te queremos presentar una serie de tips básicos para que te inicies en este deporte extremo. ¡Atento!

Tip 1: Hidrátate de manera adecuada

 

Es evidente que la hidratación es clave para cualquier deporte ya que te ayuda a mantener tu cuerpo en buen estado y así poderte enfrentar a actividades que demandan esfuerzo físico. Y bien, en el montañismo, en nuestro recorrido hacia la cima u objetivo, el agua es un elemento que podría llegarnos a faltar. Quizás debamos recurrir a la estrategia salvadora de derretir nieve, aunque esta y los arroyitos de glaciares pueden deshidratarte ya que no contiene minerales ni sales, por lo que será mejor prevenir y abastecernos del bendito elemento, el agua.

Ahora bien, la táctica de hidratación para montaña es ingerir agua constantemente aunque, por el clima, no sientas sed. En cuanto a cantidad, lo recomendable es beber no menos de 4 litros sin importar la distancia que vayas a recorrer.

Tip 2: Alimentación según el desgaste

Igual de importante que la hidratación, ya que el montañismo te demandará un importante desgaste físico. En este deporte los músculos tienen una exigencia superior y por ende, necesitan mayor cantidad de nutrientes y de manera más constante. Nuestra recomendación es que cargues con los alimentos de mayor aporte energético y que sean de fácil transporte.

Para ello, en tu equipaje debes llevar Comida de Marcha, nombre que se le da a este tipo de alimentación especial y que se caracteriza por tener un alto valor de calorías. Algunos alimentos que tienen estas características son: almendras, nueves, plátanos, caramelos, frutas secas, chocolates y cereales, entre otros.

Tip 3: El modo correcto de transitar en montaña

Para evitar muchos accidentes y disminuir el desgaste físico es importante diferenciar entre tipos de superficie. El modo ideal de caminar es “a paso de anciano”, de modo lento pero constante, ya que si te excedes en la velocidad lo que conseguirás es un rápido desgaste muscular y no podrás llegar a tu meta.

En cuanto a la forma de pisar, recuerda primero apoyar el talón y luego la punta del pie, a fin de evitar el desgaste de los gemelos. En cambio si la caminata es en nieve, lo ideal es apoyar todo el pie con firmeza.

 

 

 

Comentar