Rafting en el Santo río caudaloso

Como un mochilero, desesperado y ansioso de empezar su viaje, el río Santa empieza su travesía en la laguna de Conococha, cogiendo fuerza de las aguas del deshielo de la Cordillera Blanca. Alto, de 3.000 metros, empieza un viaje de 294 km, atravesando el Callejón de Huaylas de sur a norte y mirando desde su orilla el Cañón del Pato, para luego terminar su extenso viaje en el Océano Pacífico, al norte de la ciudad de Chimbote.

Caudaloso, como indica la canción, el río Santa se ha vuelto uno de los lugares favoritos para hacer rafting. En pequeños botes o en kayaks, eso queda a opción de usted. La época recomendada para esta práctica es de mayo a octubre, durante los meses de julio y agosto se disminuir el flujo de todo y de diciembre a abril es la época de lluvias, lo cual hace de la aventura un poco dificultosa o quizá, un reto.

El mejor lugar para hacer rafting se encuentra entre Anta, cerca a Huaraz, y la ciudad de Caraz, que cuenta con 15 km de intensa adrenalina. Si recién estás buscando despertar el espíritu aventurero que llevas dentro, no te preocupes, ya que en el lugar existen expertos que cuentan con el equipo necesario para que puedas nutrirte de esta gran vivencia.

En el Perú, vivir de la aventura está solo en la convicción de cada quien. Los deportes más extremos están siempre ahí, en cualquier cordillera, en cualquier camino o en cualquier río, esperando a que algún atrevido viajero se lleve en el recuerdo el intenso espíritu de su experiencia.

Fuente: go2peru.com

Imágenes: perutravelling.com, aylluastur.blogspot.com

 

Comentar