Raura, un paraíso en las alturas

En el mismísimo departamento de Lima, exactamente entre las provincias de Oyón y Cajatambo, está la Cordillera Raura. Hacemos un recorrido imaginario y tenemos que dirigirnos hacia Oyón pueblo, a partir de la carretera desde Río Seco en la Panamericana Norte, dejando atrás Chancay, pero sin llegar a las Lomas de Lachay. De ahí, continuamos por Sayán y Churín. Luego de casi siete horas manejando desde nuestra ciudad capital, podemos estar cerca a la mina Raura, ir a la bellísima laguna Surasaca y detenernos un instante para apreciar la belleza de los nevados que reinan en la zona.

Los nevados de Raura son impresionantes

El intenso frío, pese a los cambios climáticos, conserva la nieve en las cumbres

La Cordillera Raura, de unos 25 kilómetros de extensión y colindante con la Cordillera Huayhuash, no solo es un paraíso por lo visual, sino que es el escenario perfecto para el montañismo y demás deportes de altura. Las ascensiones a sus cumbres, si bien no son muy famosas –y deberían serlo- son especiales por la belleza de los parajes que la rodean. Casi todos sus picos, además, superan fácilmente los cinco mil metros de altura, salpicados los alrededores por el color turquesa, verde y azulado de las lagunas altitudinales.

El aspecto de los nevados es majestuoso

La laguna Surasaca, en todo su esplendor

El trekking es obligatorio en una zona tan hermosa y enclavada en nuestros Andes Occidentales. Hay que tener en cuenta, eso sí, que la temperatura puede descender por las noches de manera brusca, hasta casi los 10 grados bajo cero, ya que las lagunas, por ejemplo, se encuentran casi todas por encima de los cuatro mil metros sobre el nivel del mar.

Fuente: conquistadordeloinutil.blogspot.com

Imágenes: huaraz.olx.com.pe, panoramio.com, hikr.org, summitpost.org

 

Comentar